El aislamiento de la vivienda depende del material aislante que cubra o rellene la fachada, suelos y techos, así como de las características y condiciones de las ventanas y sus marcos. En la rehabilitación de edificios en Móstoles nos hemos encontrado con aislamientos muy deteriorados, y eso es un auténtico problema para los habitantes y usuarios de esos inmuebles.

Hay tres importantes motivos por los que te recomendamos que apuestes por un buen aislamiento térmico en la rehabilitación de edificios en Móstoles: el bienestar, la economía y el medio ambiente. Vamos a verlo:

– Bienestar. Si el aislamiento es defectuoso, el edificio afectado no es un lugar agradable en el que estar. El frío se cala en invierno y el calor se concentra en verano, lo que además puede llevar a la formación de bolsas de humedad y el consiguiente crecimiento de mohos y ácaros. El ambiente en el interior resulta incómodo y por mucho que pongas la calefacción o el aire acondicionado, nunca es suficiente.

– Economía. Enlazado con lo anterior, si los aparatos de climatización están funcionando sin parar para compensar las pérdidas, lo que consigues es estar gastando energía continuamente. Eso es un coste económico que puede dejarte tiritando tanto o más que el frío del invierno. Y, además, con poco resultado: consumes combustible (sea electricidad, gas o biomasa) pero no se nota la diferencia o no se mantiene. Un edificio bien aislado consume poquísima energía, porque enseguida se llega a la temperatura ideal y ese ambiente agradable tarda muchísimo más en perderse.

– Medio ambiente. Menos gasto de combustible implica menor impacto medioambiental, tanto porque se reduce el consumo como porque disminuye el CO2 emitido en la combustión, responsable del efecto invernadero.

En JSM Rehabilitaciones integrales lo tenemos muy claro: si quieres confort y ahorro, sin renunciar a la imprescindible sostenibilidad ambiental, apuesta por un buen aislamiento térmico.