Para aquellos a quienes les importa la rehabilitación de edificios en Móstoles, la impermeabilización es un tema serio. Al fin y al cabo, una mala impermeabilización puede ocasionar problemas de humedad, daños en el edificio o incluso la proliferación del moho, que puede ser perjudicial para la salud.

Por suerte, los avances en tecnología nos permiten contar con muchas opciones a la hora de impermeabilizar nuestros hogares. Es importante conocer las características de cada tipo, así como su durabilidad, para escoger la que mejor se ajuste a cada caso concreto. En estos casos es mejor contar con la ayuda de expertos.

Así pues, los impermeabilizantes más utilizados por quienes se dedican a la rehabilitación de edificios en Móstoles se dividen en cuatro tipos básicos: los sintéticos, los naturales, los inorgánicos de naturaleza pétrea y los inorgánicos de naturaleza metálica. Entre los sintéticos podemos encontrar telas asfálticas, por ejemplo, que suelen tener más de diez años de vida, o el poliuretano de aplicación en frío, cuya duración puede alargarse incluso hasta los 50 años. Los impermeabilizantes de tipo natural, por otro lado, suelen tener una vida útil más corta. Compuestos como el clorocaucho, un derivado del látex, puede durar unos tres años, aunque este cuenta con propiedades muy estables a la intemperie.

Los de naturaleza pétrea son impermeabilizantes clásicos. La silicona sería un ejemplo, aunque también lo serían los derivados del cemento, como el fibrocemento, cuya duración supera los 50 años. Los de naturaleza metálica, por otro lado, serían las cubiertas de zinc o cobre utilizadas antiguamente, pero también las de acero o titanio. Su durabilidad puede ser alta, pero su instalación también será más complicada.

Así pues, las opciones son muchas. Desde JSM Rehabilitaciones integrales te animamos a que contactes con nuestros profesionales si tu hogar necesita impermeabilización. Nos comprometemos a asesorarte en todo lo que podamos.